amamantar-sin-dolor

Amamantar sin dolor

Amamantar sin dolor ¿Es posible?

La leche materna es un fluido vivo que brinda beneficios al bebé, la madre y a la familia, sus innumerables nutrientes y sus componentes defensores la hacen el alimento ideal para los recién nacidos, adicionalmente el vínculo emocional que se fomenta entre madre e hijo es muy fuerte. Sin embargo, muchas veces debido a creencias generalizadas amamantar sin dolor pareciera ser imposible.

La recomendación oficial sobre amamantar indica que el bebé debe alimentarse exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de vida y seguirse nutriendo de forma complementaria con la misma, hasta los dos años o más dependiendo de cada dinámica madre-bebé. No obstante, numerosos son los casos de madres que abandonan o no pueden seguir con la lactancia materna por razones laborales, falta de conocimiento, creencias sociales y muchas veces por dolor en diferentes zonas del cuerpo o lesiones en las mamas.

amamantar-sin-dolor

Dolor durante la lactancia.

Cuando la mujer siente dolor durante la lactancia puede deberse a sensibilidad en los pezones o dolor al momento de la succión del bebé, siendo esta ultima la más común y que puede conllevar a otras complicaciones o mayor sufrimiento para la madre, como grietas, obstrucciones e inclusive mastitis.

Adicional a esto si no existe una buena postura mientras se da pecho, esto se puede traducir en dolor de espalda y dolor en el cuello, los cuales pueden ir empeorando con el pasar del tiempo, es por ello que es muy importante cuidar la postura en todo momento.

Aunque este tipo de situaciones sean las que con más repetición vemos a nuestro alrededor no debería ser lo normal, amamantar no debe doler y esta incomodidad debemos tomarla como una señal que nos advierte que algo no anda bien, ya sea un mal agarre por parte del bebé o incluso alguna infección o mastitis en el pecho.

Causas del dolor al amamantar.

Pezones Agrietados: este es la causa número uno del abandono de la lactancia materna en los primeros días, los pezones agrietados responden a un mal agarre o “mal enganche” del bebé al pecho, para determinar que el agarre es correcto el indicador principal es el dolor, si hay dolor entonces hay indudablemente hay lago que corregir.

¿Cómo saber si el bebé tiene buen agarre?

  • La madre no siente dolor
  • Con un buen agarre se pueden ver las mejillas del bebé llenas y sobre todo redondeadas, el bebé succiona y traga de forma lenta y profunda.
  • No se oyen chasquidos, únicamente se escucha el sonido del bebé al tragar.
  • El bebé esta enganchado del pecho y no del pezón, esto se puede evidenciar porque se ve más areola por encima de la boquita del bebé que por debajo del labio inferior.
  • Muchas veces los labios se encuentran evertidos, es decir, hacia afuera.

Mastitis: Es la más temida de las complicaciones cuando las madres recién empiezan la lactancia, este padecimiento puede iniciarse con un pezón agrietado, inicialmente por medio de la piel lesionada o grieta ingresa la bacteria (estafilococo) provocando infección, inflamación, enrojecimiento y fiebre.

Ante la presentación de fiebre y dolor en las mamas es importante acudir al médico para diagnosticar una posible mastitis y seguir con las indicaciones correspondientes.

Infección por hongos: Esta enfermedad generada por el hongo Cándida Albicans genera molestias y mucho dolor, la madre puede comenzar experimentando ardor, picazón y dolor en los pezones, adicionalmente se podrá ver una capa blanca y heridas en la lengua y labios del bebé, así como en el pezón.

Entonces, ¿Cómo se puede amamantar sin dolor?

Lo primero que debo recomendarle a una madre que está sufriendo por amamantar es buscar ayuda, un pediatra o consejera de lactancia que le asista y guie en este proceso. A veces ese espectador externo puede identificar fácilmente que está ocurriendo y como se puede solucionar.

  1. Mejorar la Postura: Si la madre siente temor con respecto a la lactancia lo más probable es que su cuerpo este tenso lo que en sí mismo dificultará todavía más la situación. La espalda será tu guía, si la espalda duele hay que mejorar la postura, es aconsejable mantenerla derecha la mayor parte del tiempo, igualmente los hombros deben tornarse relajados, otra recomendación importante es que siempre el bebé viene la pecho y no al revés, las madres recién paridas tienden a encorvar la espalda lo que hace que esta duela fuertemente al final del día y deba recurrir a medicamentos o relajantes musculares lo que no es lo ideal.
  2. Corregir el Agarre: Para amamantar sin dolor debes procurar que el bebé tenga su boca bien abierta al momento del agarre, no sientas prisa ni agite, eventualmente el abrirá su boca grande como si estuviera bostezando, igualmente el estómago del bebé debe quedar frente al tuyo formando así una línea recta, siempre debe agarrar la mayor parte de areola posible, sobre todo con el labio inferior.

Un consejo que puede darle a las madres, es que se mantengan alertas a las primeras señales de hambre para ofrecer el pecho, estas señales tempranas consisten básicamente en que el bebé gira la cabeza como buscando el pecho, se lleva los puños o manos a la boca y saca la lengua de forma rápida, es importante estar atentas y no esperar hasta el momento del llanto, sacudidas, etc. donde se hace más difícil que el bebé se agarre correctamente del pecho y por ende poder amamantarlo.

  1. Interrumpir la toma de forma cuidadosa: A veces si empieza a doler la primera reacción de la madre es retirar bruscamente al bebé del pecho para para la molestia, lo que puede empeorar la herida o incentivar a que aparezcan más grietas, la manera correcta de retirarlo es introduciendo tu dedo meñique en la comisura de la boca del bebé, esto hará que su boca se abra y es allí que puedes alejar el pezón y retirar al bebé, de lo contrario en uno de esos estirones el bebé con las encías puede romper aún más.

Otras recomendaciones

  • Untar tu propia leche materna: Esta comprobado que la leche humana tiene propiedades antibióticas y cicatrizantes, antes y después de cada toma es muy beneficioso extraer un poco de leche y untarla con tus manos limpias alrededor del pezón, así mantendrás la zona hidratada e igualmente si tienes algunas grietas las propiedades de la leche te ayudarán a cicatrizar de forma rápida y eficaz.
  • Usar ropa cómoda: Utiliza ropa que no roce las heridas ni apriete, muchas veces las madres andan una buena parte del día con los pechos al aire y utilizan telas suaves como el algodón, así favorecen a que las grietas cicatricen de forma más fácil.
  • Masajear el pecho y extraer con tus manos: Si tienes los pezones muy heridos se recomienda extraer con tus propias manos, iniciando con un masaje en los pechos para activar hormonas como la oxitocina y el reflejo de eyección, seguidamente comienza a extraer, en algunos casos si la madre lo soporta y no empeora las lesiones y grietas que ya tiene se puede acudir a extractores de leche materna mecánicos.
  • Prueba diferentes posiciones hasta que te sientas cómoda: la posición más usada es la llamada posición de cuna, también puedes probar otras posiciones siempre y cuando sea cómoda para ti y el bebé, igualmente recuerda que la espalda debe mantenerse relajada. Por ejemplo, una madre que acaba de dar a luz mediante cesárea seguramente encontrará más cómodo amamantar acostada con su recién nacido encima de ella, igualmente la posición donde la madre descansa sobre un costado de su cuerpo y la boca del bebé queda justo enfrente al pezón será igualmente beneficiosa.

Una madre recién parida con pezones adoloridos, no desea dar pecho, por el contrario, desea que su bebé siga durmiendo y ve cada toma como un suplicio donde lo único que va a experimentar es dolor y no debe ser así, recordemos que el área del pezón está llena terminaciones nerviosas, al sentir dolor no se va a querer seguir dando pecho y al primer instante donde la lactancia se torne dolorosa hay que buscar ayuda.

La ayuda debe centrase en corregir el problema, por tanto, el médico, pediatra o consejera de lactancia debe ayudar a fortalecer la confianza de la madre en si misma, hacerle ver que es la mejor madre del mundo para su hijo, que este problema o padecimiento es totalmente pasajero y una vez solucionado puede continuar con la lactancia haciendo de esta etapa un momento placentero para ella y para su hijo.

La mejor manera de disfrutar de la lactancia materna es informándose de todas las posibles situaciones que se pueden presentar y así sentirnos más preparadas para sobrellevarlas. Adicionalmente es importante comprender que la madre en pleno postparto necesita apoyo y contención, es por ello que el padre, la familia completa, amigos y personal sanitario tienen un papel fundamental en el apoyo de la lactancia materna en nuestra sociedad.

https://youtu.be/gIyd3Jh-Whw

Post Relacionados:

Remedio natural para conductos de leche obstruidos

15 Usos de la leche materna que no sabias ¡Te vas a sorprender!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *