10 Consejos para extraer la leche materna en el trabajo

Lo primero que quiero que sepas es que trabajar a tiempo completo y amamantar exclusivamente a tu hijo es absolutamente posible.

Tan pronto como descubrí que estaba embarazada, supe que quería amamantar. Pero nunca pensé como sería amamantar y trabajar, ya que nadie habla sobre ello. A continuación te voy a dar unas recomendaciones de oro si debes trabajar,  deseas seguir amamantando y extrayendo leche materna.

¿Será facil? No.

¿Valdrá la pena? Mil veces .

Antes de regresar al trabajo, hay algunas cosas que debe saber.

1- Habla con tu empleador antes de tiempo y dile tu deseo de mantener la lactancia.

La extracción no se hace sola. Necesitas que el lugar sea lo más ideal posible para que tu producción se maximice. Eso significa que el lugar ideal no es precisamente el baño.

2- Haz espacio en tu congelador ¡ya!

Esto bajará el estrés. Empieza a hacer tu Banco de Leche al menos un mes antes, acumula tantas onzas como puedas.

3- Congela en pequeñas cantidades.

Nunca se sabe cuánto va a beber el bebé en cada toma mientras no estés. Seguir este paso importante evitará que se deseche leche. Sugiero congelar en bolsas de 4 onzas.

4- Tener las herramientas correctas

Esto es lo que usé y recomiendo:

    • Una extractor eficiente como Medela, Avent o con el que te sientas más cómoda.

    • Bolsas de almacenamiento de leche materna

    • Bolsas para esterilizar en microondas

    • Otro articulo que aman las madres que usan su Banco de leche son las “copitas recolectoras” son discretas y simplemente se colocan en tu sujetador normal.

    • De nuevo: Bolsas, envases, etc. SUFICIENTES.

Botellas adicionales o bolsas de almacenamiento que conserves en tu lugar de trabajo. No vas a querer estar luchando en el trabajo para encontrar un Tupperware sin usar para almacenar la leche materna. No es que alguna vez haya tenido que hacer eso. Lo escuché de una amiga jajajaja

Todo el esfuerzo que implica extraer y luego unos segundos más tarde echarlo por el desagüe es una tortura, mejor prevenimos esto.

5- Distráete y RELÁJATE.

Algunas mujeres necesitan hacer otras cosas para que la leche fluya, como mirar fotos de su bebé o leer.

6- A veces la salida leche será más baja.

Habrá días en que simplemente no recolectaras tanto como otros. Lo sé es frustrante, es posible que nunca sepas por qué. Hay muchos factores que podrían contribuir a ello. Tu dieta, nivel de hidratación, la cantidad de sueño o tu nivel de estrés son los más comunes. Es por eso que tener una buena cantidad congelada es tan importante.

7- Cumplir con el horario o rutina de extracción tanto como sea posible.

La extracción en un horario es extremadamente importante porque el extractor no es tan eficiente como el bebé. Tu cuerpo será más eficiente si sabe cuándo esperar la extracción de leche mecánica.

8- Mantente hidratada, saciada y (semi) descansada al menos.

Es tan fácil quedar atrapada en el ajetreo de la vida de madre trabajadora que te olvidas de comer y tomar agua. Lleva tu linda y enorme botella de agua contigo a todas partes. Un cuerpo estresado, hambriento, sediento y cansado luchará para producir leche materna.

9- El bebé puede revertir el ciclo.

Es muy probable que tu bebé te extrañe y puede compensar ese tiempo perdido en el medio de la noche. El bebé podría rechazar el biberón incluso si anteriormente bebía de uno.

 

10 ¡Cada vez será más FÁCIL!

A medida que el bebé comienza a consumir sólidos y se acerca a su primer cumpleaños, necesitará cada vez menos leche materna (aunque sigue siendo su alimento principal hasta los 12 meses), lo que significa que las sesiones de extracción irán disminuyendo.

Recuerda que los resultados de la extracción no se verán a la primera es un trabajo de constancia y mucha paciencia.

 

¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *