Autismo, Lactancia y Dieta

Algunos padres han encontrado que ciertas modificaciones en la dieta del niño con autismo mejora su comportamiento y reduce los síntomas.

Esto generalmente incluye el evitar algunos alimentos o sustancias problemáticas como lo suelen ser los colorantes artificiales, aditivos, salicilatos (como la aspirina), las proteínas de gluten y caseína, la levadura, los mohos, y el azúcar. Sigue leyendo y sabrás si es necesario suspender la lactancia si tu hijo es diagnosticado con Autismo. 

Una de las dietas más populares para aquellos que sufren de autismo es la dieta «libre de caseína, libre de gluten» que involucra la eliminación de todo alimento que contiene la proteína de leche caseína y la proteína de trigo gluten. Los niños y madres que amamantan y que siguen esta dieta evitan todos los productos lácteos, todo alimento que contenga trigo, avena o centeno y cualquier alimento procesado que contenga caseína o gluten como aditivo. Mientras que puede ser un reto el implementar esta dieta y no parece funcionar para todo individuo con autismo, algunas familias obtienen gran éxito con esta dieta. Muchas madres que amamantan a sus hijos con diagnostico de autismo han encontrado que es de gran ayuda el eliminar estas sustancias de sus propias dietas también.


Algunos padres expresan preocupación ya que piensan que la caseína, que está presente naturalmente en la leche materna, puede ser un problema para su hijo que sufre de autismo.

Sin embargo, la caseína de la leche materna es física y químicamente diferente de la caseína que se encuentra en la leche de vaca, con una composición de diferentes aminoácidos. (Lawrence 1999). Las caseínas en la leche materna se consideran mucho más fáciles de digerir que las caseínas de la leche de vaca y pueden tener propiedades inmunológicas muy importantes que pueden beneficiar al niño autista. Estudios recientes han mostrado que la Kappa-caseína humana, que se encuentra en la leche materna, promueve la colonización de bacterias benéficas que cubren y protegen el intestino del niño amamantado. (Stromqvist 1995). 

 autismo dieta y lactancia pinterest

Aunque hay pocos estudios sobre el tema de la lactancia del niño autista, las investigaciones que existen indican que la lactancia materna puede presentar muchas ventajas para el niño.

Entre otras cosas La lactancia puede también tener beneficios para el desarrollo emocional del niño autista, ya que le ofrece una oportunidad especial de contacto físico y emocional. La relación de lactancia también le ofrece a la madre del niño autista una oportunidad para formar un vinculo más fuerte con un niño que tal vez no logre darle retroalimentación emocional óptima. Las madres que han amamantado a sus hijos autistas comentan que ellos parecen responder mejor, logran un mejor ajuste social, tienen mayor probabilidad de jugar juegos imaginativos y muestran más afecto que sus compañeros con diagnósticos similares que han sido alimentados con leches artificiales (Jackson 1992; Reznek 1992). Como lees no es necesario suspender la lactancia si tu hijo es diagnosticado con Autismo, al contrario la lista de beneficioS para los niños con esta condición es muy extensa.

Como siempre te digo tu tienes la ultima decisión como mamá.

Déjame saber si tu niño con Autismo aun toma su teta y ¿como ha sido tu experiencia?

Te invito a visitar mamaespecial.com/  Una web donde se habla de Crianza, maternidad especial, autismo, dieta sin gluten, alimentación especial, recetas saludables, productos, tips, consejos y empoderamiento femenino.

Igualmente a leer su Ebook «Lo que no te cuentan sobre EL AUTISMO»

Referencias:

Autism and the breastfeeding family

Celeste Land
Vienna VA USA
Tomado de Leaven, feb-marzo 2002
Volumen 38 No. 1