Destete: lo que debes saber

El destete forma parte de la lactancia materna, ya sea de forma dirigida, forzosa o natural en algún momento esta hermosa etapa llega a su final, cuando digo esto me refiero la práctica como tal porque todos sabemos que los beneficios de la lactancia materna y de la conexión emocional en cada mamada, se verán reflejados para siempre en el desarrollo del niño.

Pues bien, si piensas que ha llegado el momento te invito a leer más sobre el Destete.

Cualquier recomendación sobre una edad óptima de destete está basada en opiniones personales o prejuicios. Siempre debe ir por delante el deseo de la madre y el niño, por tanto en esta dinámica los terceros y las opiniones están de más, con esto me refiero específicamente para madres con niños de más de 2 años.

El Proceso

El proceso puede llevar semanas o meses, dependerá de ustedes. Si optaste por un destete dirigido, tus pechos van a ir bajando poco a poco la producción.

Si el destete ha sido brusco, puedes sufrir congestión,  ingurgitación, etc  siempre es preferible un destete gradual a un destete brusco.

Tú puedes sentirte ansiosa o triste por el final de esta hermosa etapa, es normal y debes estar consciente sobre ello.


Recomendaciones Generales

De forma muy general te doy las siguientes sugerencias para empezar este proceso, prometo escribir una entrada o grabar un vídeo para el canal de Youtube hablando específicamente paso a paso de cómo empezar a destetar.

  • No ofrecer, no negar: Va de la mano con el destete dirigido. No es tan brusco para el niño. Favorecerá la disminución en tu producción (así evitamos congestiones o molestias). Este lo recomiendo para empezar pero… como madre real debo decir que a medida que pasan las semanas o los meses va a llegar un momento en el que hay que decir «No» y eso va de la mano con las siguientes recomendaciones.

  • Distracción o Sustitución: Identifica los momentos del día en los cuales el niño suele pedir pecho, inventa y crea alternativas, utiliza tu creatividad para que el niño dirija su atención hacia algo nuevo y atractivo. También se vale sustituir con meriendas. Toma en cuenta que esto debes hacerlo ANTES de que el niño quiera tomar pecho.

  • Cambio en la rutina:Destetar implica cambios y por ende puede implicar cambios inclusive en tu rutina diaria, por ejemplo ¿tu hijo toma pecho para tomar la siesta o cuando te ve recostada sobre el sofá? bueno, toca cambiar de plan por unos días, puedes probar salir, no estar cerca de la cama o sofá que para el son sinónimo de tomar pecho.

  • Ropa cerrada: El uso de una camisa que sea menos accesible para el niño también ayuda a algunas madres.

  • Aplazar la toma: Indicarle al niño que más tarde tomará teta o que en ese momento no se puede también es válido. Es aquí cuando digo que si hay que decir «No» en algún momento, si nos quedamos en el eterno «No ofrecer, No negar» esta etapa de destete será muy larga.

  • Acortar la toma: Comenzar a disminuir la duración de cada toma e incluso hablar con el niño y por ejemplo «contar hasta 10» así le colocamos un «tiempo» a la toma. Esta técnica funciona muy bien para niños más grandes.

Decisión de Mamá

La decisión sobre el momento del destete puede tener grandes variaciones de una madre a otra. Una de las razones más comunes que dan las madres, es que, desean recuperar la independencia o desean «sus pechos de vuelta» esta última es muy común.

Es importante ser realista acerca de las expectativas sobre el destete. Detener la lactancia materna no facilita la maternidad ni obliga a tu hijo a crecer más rápido. Tu hijo todavía exigirá mucha atención y esto también es parte del proceso.

El destete supone esfuerzo, para mí el destete es igual a estar más presente cuando estaba en este proceso no me quedaba mucho tiempo libre, ya que tenía que emplearlo en distraer a mi hijo de otro modo.

Así que si ya lo has decidido deseo que esta etapa culmine de la forma más amable y amorosa posible para los dos.

 

Otros post sobre Destete que te gustaría leer:

Destete Nocturno