Una vez que llega la maternidad toda tu vida cambia, en algún momento queremos sentirnos productivas y útiles, muchas aspiran destacarse en el ámbito laboral además de tener una familia, es complicado muchas veces encontrar el equilibrio perfecto y solemos sentirnos culpables por no atender correctamente los roles que día a día toca desempeñar.

Es necesario entender que no somos perfectas y que tal vez no podamos cumplir con todo lo que queramos al mismo tiempo. Sin embargo, no debes renunciar a tus sueños o a tu carrera por ser madre. Ambos mundos pueden equilibrarse correctamente y aunque sea un poco difícil no es imposible.

El cuidado del bebé puedes arreglarlo con diferentes opciones. Puedes elegir una buena guardería o niñera. También puedes preguntar si tu madre, suegra o algún familiar está disponible para cuidarlo mientras trabajas y así te quedas más tranquila porque esta con la familia. Otra opción es arreglar un horario con tu pareja para que mientras tu trabajes él lo cuide y viceversa.  Todo es cuestión de evaluar opciones y encontrar la mejor para ti.

No es la cantidad sino la calidad del tiempo que pases con tus hijos. Si trabajas todo el día y al llegas a casa a la hora de dormir, aprovecha ese pequeño tiempo para compartir con ellos.

No existe un equilibrio perfecto pero si el equilibrio ideal para ti, no te pongas metas que no sean realistas, recurre a la planificación del tiempo, si esta entre tus posibilidades delega actividades del hogar,  agenda tiempo para ti, tu familia y tu pareja.

Cuéntame, ¿Cómo equilibras la Maternidad y el Trabajo?

También puede interesarte:

5 tips para organizar tu semana

Autoestima y Postparto

Ideas para consentirte sin gastar dinero



7 Comentarios

  1. El equilibrio, ese bien tan preciado!! La verdad es que yo voy bastante estresado, pero todo sale y felices eso sí. Cada familia tiene su propio equilibrio, y lo bueno es saber llegar a él
    Misdosyyo

  2. Yo estoynem casa con ella y la verdad es que mi a hermanos me dicen que parece mi muñeca porque paso el día jugando con ella. Aprovecho cuando está mi marido para hacer mis cosas en el blog, piñatas encargadas o lo que sea de trabajo y cuando ella duerme. Así siempremes tiempo de calidad.

  3. Conseguir el equilibrio no es siempre fácil, pero de un tiempo para acá intento planificarme mejor. Una amiga coach me ha ayudado compartiendo su método. Lo más importantes es establecer prioridades y ser flexibles ante imprevistos. Es cierto que no hay equilibrio perfecto, saberlo ayuda!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here