Mi hijo muerde, ¿qué hago?

Es muy común que el educador avise que tu hijo ha mordido o ha sido mordido por otro niño.

No sabia que esto era tan común hasta que escolarice a mi pequeño.

Con todo esto también me he dado cuenta que los padres del niño que muerde siempre le echaran la culpa a la escuela ya que en muchos casos no ven estos ejemplos en casa. En el caso que sea nuestro hijo el que ha sido mordido, los padres culpamos a la educadora porque no prestó la suficiente atención a los niños.

Leyendo un poco me he conseguido con lo siguiente:

  • En la escuela, el niño tiene que compartir la atención del adulto que lo cuida y por supuesto, los juguetes del aula, en estos casos es normal que aparezcan conductas más «agresivas» que en el entorno familiar.

  • Durante el primer año y medio el bebé suele morder porque está relacionado con la fase de dentición, encuentra alivio mordiendo.

  • Se relaciona con las manifestaciones de afecto, los bebés se encuentran en la fase oral y demuestran cariño mordiendo, ellos no entienden que este acto tiene consecuencias negativas, son los adultos quienes han de hacérselo entender.

Para enseñar a los niños que los mordiscos no son correctos, los adultos hemos de educarles para resolver problemas de forma adecuada, podemos enseñarlos a  pedir disculpas. Se desaconsejan totalmente los golpes, o insultos, se trata de corregir su conducta, no hacerle pasar un mal rato.

Las conductas de mordiscos en bebés y niños suelen aparecer en las primeras semanas de colegio, pero van desapareciendo con paciencia y apoyo de los educadores y padres.

Ahora hay una realidad y es que si muerde ¿que puedo hacer?

  • Hay que orientar el comportamiento de forma inmediata y firme, con palabras como: «Sin Morder» «Morder lastima» «Morder hace daño y duele» “Prohibido morder”

  • Centrar la atención en la “víctima”, porque le ha dolido y hay que ver que está bien. El niño debe darse cuenta que ha hecho daño y que no es una buena manera de llamar la atención, que nos preocupamos por esa otra persona que ha sufrido.

  • Si tu hijo todavía esta enfadado, procurara que se tranquilice, llevándolo a un lugar donde puedan estar a solas, donde puedas sostenerlo en brazos si está alterado.

  • No etiquetar al niño como «violento», «mordedor» ni ningún apodo negativo porque se sentirá reforzado en esa manera de ser. Mejor comentar este problema a solas y entre los padres cuando el niño no esté presente.                   Fuente: AMEI

¿Y ustedes han pasado por esta etapa? ¿ha mordido a alguien su niño?

Déjame saber en tus comentarios ¿que te ha funcionado en estas situaciones?

mi hijo muerde

 

Tambien te puede interesar:

10 Cosas sobre criar varones

7 Cosas que los hijos necesitan ver de su madre

¡Mi hijo se aburre muy rápido!