La hora loca de los bebés
¿Tu bebé no deja de llorar en algún momento del día? ¿Estás a punto de volverte loca? Posiblemente estés pasando por la llamada: hora loca de los bebés. Todas las madres pasamos por eso y quiero contarte que hacer ¡Tranquila que no estás sola!

Durante los primeros meses, muchos bebés tienen un período de irritabilidad regular, que generalmente ocurre al final de la tarde o al anochecer. La irritabilidad infantil estándar por lo general comienza alrededor de 2 a 3 semanas, alcanza su punto máximo a las 6 semanas y desaparece a los 3 a 4 meses. Dura una «media» de 2 a 4 horas por día. La irritabilidad tiende a ocurrir durante la hora del día en que el bebé por lo general permanece más despierto, el momento más común es en la tarde inmediatamente anterior al momento en que el bebé duerme más. ¿Qué cosas no? Antes de dormir prende la pataleta más grande ¡Y apenas es un recién nacido! Los bebés normalmente se irritan por muchas razones: cansancio, sobre estimulación, soledad, incomodidad, pañal sucio etc. Los bebés a menudo lloran cuando están pasando por períodos de crecimiento acelerado. Quiero que sepas que es normal que estés «fuera de sí» cuando el bebé llora: en realidad tu desesperación tiene una respuesta hormonal que te hace sentir incómoda cuando llora. Entonces, ¿Qué hacer?
  • Cubrir sus necesidades Básicas: cambiar el pañal, alimentarlo, chequear que la ropa o etiquetas de la ropa no molesten, etc.
  • Contacto: sostener al bebé, usar un fular, darle un masaje con tus manos tibias, acuéstate desnuda con él sobre ti, es lo que se llama: técnica «skin to skin».
  • Reducir la estimulación: acostarse con la habitación a oscuras, coloca ruido blanco (ventilador, aspiradora).
  • Otros consejos: alimentarlo mientras lo mecemos, baño tibio, sacar al bebé de la casa, dar un paseo con el.
¿Será que voy a malcriar a mi bebé? Tu bebé no se va a «malcriar»  si lo abrazas y lo amamantas a demanda, todo lo contrario, los estudios han demostrado que cuando los bebés son atendidos rápidamente, lloran menos y los padres aprenden a leer las señales del bebé. La necesidad de afecto y apego de tu hijo es muy intensa, tan intensa como su necesidad de alimento. Tu hijo realmente lo necesita. No se trata de manipulación. Conclusión ¡Atender a tu bebé en plena «hora loca» puede ser muy estresante! Es importante rodearse de gente que te apoye, elimina el estrés en otras áreas si es posible (por ejemplo, minimiza las tareas domésticas). No te alarmes demasiado si tus esfuerzos parecen no tener ningún efecto positivo, SI tienen efectos grandiosos en tu hijo. Cuando atiendes a tu bebé le enseñas que puede contar contigo y que lo amas. Un dato curioso es que los bebés alimentados con formula materna también pasan por estos momentos de llanto y desesperación. Sé que has sentido que vas a enloquecer en estos momentos porque yo también lo sentí, por eso como mamá y especialista en lactancia escribí el Ebook: ¡Tú también puedes amamantar! qué te ayudará a sobrellevar esta etapa, te invito a leerlo. Además podemos vernos en una consulta OnLine, no importa en que país te encuentres. Si deseas más información aquí estoy para ti.

 

Otras entradas sobre Lactancia que te gustaría leer:
Crisis de crecimiento de los 3 meses
Pezoneras y Lactancia Materna
5 consejos para elegir el extractor de Leche Materna