Para nadie es un secreto que la risa es la mejor medicina para combatir el